Back to top

ODS Social Network

  /  NACIONES UNIDAS   /  Casi 200 muertos y 40.000 desplazados por ataques armados en el noreste de la República Democrática del Congo

Casi 200 muertos y 40.000 desplazados por ataques armados en el noreste de la República Democrática del Congo

19 Marzo 2021

Los grupos armados han aumentado de manera alarmante sus embestidas contra la población civil en la provincia congoleña de Kivu del Norte. Además de cientos de asesinatos, se han registrado violaciones sistemáticas de los derechos humanos y desplazamientos masivos que exponen a la gente a enfermedades como el ébola y el COVID-19 dada la precariedad de los asentamientos improvisados donde buscan resguardo.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) advirtió este viernes de un incremento de los ataques contra la población civil del noreste de la República Democrática del Congo, que en lo que va del año han matado a unas 200 personas y han obligado a 40.000 más a huir de sus hogares en busca de seguridad.

Las agresiones corren a cargo de los grupos armados que operan en la zona y se deben, sobre todo, a la agrupación Fuerzas Democráticas Aliadas, que ha causado destrozos en las provincias de Kivu del Norte e Ituri.

El portavoz de ACNUR habló en una conferencia de prensa en Ginebra de los atropellos perpetrados en las últimas semanas.

“En menos de tres meses, las Fuerzas Democráticas Aliadas allanaron 25 aldeas, incendiaron decenas de casas y secuestraron a más de 70 personas. Esto se suma a los 465 congoleños muertos en ataques atribuidos a ese mismo grupo durante 2020”, detalló Babar Baloch.

Añadió que los ataques y abusos de los derechos humanos continúan ocurriendo en Kivu del Norte.

Ébola y COVID-19

Baloch subrayó que la población desplazada se encuentra en condiciones extremas sin refugio, comida, agua ni atención médica.

“En el actual contexto de ébola y COVID-19, la falta de acceso a baños, agua limpia, jabón y productos de higiene es muy preocupante. Además, las familias no tienen suficientes artículos de primera necesidad como mantas, colchonetas o materiales de cocina”, apuntó.

Según las informaciones de ACNUR, los desplazados han huido a las ciudades de Oicha, Beni y Butembo en el territorio de Beni. La mayoría son mujeres y niños, puesto que muchos hombres se quedan para proteger sus propiedades, exponiéndose a nuevos ataques.

Las embestidas de los grupos armados se interpretan como respuesta a las operaciones militares y escarmiento a las comunidades de las que sospechan que comparten información sobre sus movimientos con el ejército. También se deberían a que los combatientes buscan alimentos y medicinas.

Las personas desarraigadas este año se suman a las 100.000 que ya necesitaban protección y refugio en Beni.

Falta de fondos

ACNUR señaló que la asistencia humanitaria que ha brindado a estas personas ha sido limitada por falta de fondos y solicitó con urgencia dos millones de dólares para reforzar la protección y ayuda vital en el Beni, Kivu del Norte e Ituri.

La Agencia ha recibido apenas un 5,5% de los 33 millones de dólares que necesita para sus tareas en el este de la República Democrática del Congo.

En 2020, el organismo construyó más de 43.000 refugios en esa zona del país. Pero este año, con los fondos disponibles actualmente, sólo 4400 familias de las decenas de miles que lo precisan reciben asistencia. Los fondos también hacen falta para reanudar un programa de efectivo para mujeres desplazadas en situación de riesgo.