Back to top

ODS Social Network

  /  NACIONES UNIDAS   /  Detención de la expresidenta de Bolivia: Guterres pide respeto de las garantías procesales y transparencia judicial

Detención de la expresidenta de Bolivia: Guterres pide respeto de las garantías procesales y transparencia judicial

14 Marzo 2021

Tras el reciente arresto de la expresidenta de Bolivia Jeanine Añez bajo los cargos de «terrorismo, sedición y conspiración» por los sucesos ocurridos en noviembre de 2019 que terminaron con la salida de Evo Morales de la presidencia del país, el titular de la ONU recordó la importancia «de respetar las garantías del debido proceso y la plena transparencia en todos los procedimientos judiciales». La orden de detención también afecta a varios exministros y militares ligados a esos acontecimientos.

En un comunicado emitido este sábado por la oficina de su portavoz, António Guterres también señaló la necesidad de tener presente “los avances logrados por los bolivianos y bolivianas hacia la consolidación de la paz”, y reiteró el compromiso de la Organización “para apoyar estos esfuerzos a través de la facilitación del diálogo y la promoción de los derechos humanos”.

 Según informaciones de prensa, el arresto se produjo tras la emisión de una orden de detención difundida por la Fiscalía General del Estado que incluye a Añez, cinco de sus exministros y cuatro militares por su participación en los hechos que ocasionaron la renuncia del expresidente Evo Morales.

Cronología de la crisis en Bolivia

 Bolivia celebró elecciones presidenciales el 20 de octubre de 2019. Tras suspender durante más de 24 horas el recuento, el Tribunal Supremo Electoral dio como ganador al presidente Evo Morales sobre su contrincante el expresidente Carlos Mesa con una ventaja suficiente para evitar una segunda vuelta de votaciones.

Una delegación de la Organización de los Estados Americanos que monitoreó y auditó los comicios reportó irregularidades durante el proceso. 

Los días que siguieron a las votaciones tuvieron lugar manifestaciones en contra y a favor del Gobierno en las que empezaron a registrarse actos violentos a medida que pasaban los días.

El domingo 10 de noviembre el presidente Morales comunicó que se realizarían nuevas elecciones, pero más tarde los responsables del Ejército le “sugirieron que renunciara” para que el país lograra pacificarse.

Evo Morales renunció al Ejecutivo y denunció un golpe de Estado, además de agresiones contra sus ministros y las familias de éstos, así como contra la suya.

El Gobierno de Bolivia quedó acéfalo varios días hasta que el 13 de noviembre, la vicesecretaria del Senado por un partido opositor, Jeanine Áñez, se proclamó presidenta interina del país sin contar con el quórum parlamentario requerido por ley.

Los miembros del partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo, que ostentaba la mayoría parlamentaria, no acudieron a la votación alegando motivos de seguridad.

Después de realizar consultas con varias partes, el diplomático Jean Arnault viajó a Bolivia el 14 de noviembre en calidad de enviado personal del Secretario General de la ONU, para apoyar los esfuerzos en busca de una solución pacífica a la crisis

El pasado 18 de octubre se celebraron unas nuevas elecciones generales en Bolivia que concluyeron con la victoria en primera vuelta de Luis Arce, del Movimiento al Socialismo.

Arce desempeño el cargo de Ministro de Economía en el gobierno liderado por el expresidente Evo Morales durante dos periodos: del año 2006 al 2017 y en 2019.