Back to top

ODS Social Network

  /  NACIONES UNIDAS   /  Myanmar: El Secretario General condena la violencia letal contra los manifestantes

Myanmar: El Secretario General condena la violencia letal contra los manifestantes

21 Febrero 2021

Al menos dos personas murieron este fin de semana en Mandalay cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los trabajadores de los astilleros en huelga. Además, se confirmó la muerte de una joven de 19 años en Nay Pyi Taw a causa de un disparo en la cabeza, también en el marco de las movilizaciones de protesta en Myanmar. António Guterres repudia esta violencia contra quienes se manifiestan pacíficamente y llamó al país a restaurar un gobierno civil.

El Secretario General de las Naciones Unidas condenó el uso letal de la fuerza contra manifestantes pacíficos en Myanmar, donde continúan y van en aumento las manifestaciones contra la toma del gobierno por los militares.

Según los despachos de prensa, al menos dos personas murieron el sábado durante las protestas en Mandalay, la segunda ciudad más grande del país.

Condeno el uso de violencia mortal en Myanmar”, dijo António Guterres en una publicación en su cuenta oficial de Twitter.

“El uso de fuerza letal, la intimidación y el acoso contra manifestantes pacíficos es inaceptable. Todas las personas tienen derecho a reunirse pacíficamente. Hago un llamado a todas las partes para que respeten los resultados de las elecciones y reinstauren el gobierno civil”, puntualizó.

Las protestas masivas han crecido de manera constante en todo Myanmar desde que los militares se hicieron del poder el 1 de febrero pasado luego de la escalada de tensiones en torno a las elecciones celebradas en noviembre, ganadas por la Liga Nacional para la Democracia.

Las fuerzas armadas, además, arrestaron a los dirigentes de ese partido, incluida su líder Aung San Suu Kyi.

Primera víctima confirmada

Este domingo, una multitud se reunió en la capital de Myanmar, Nay Pyi Taw, para el funeral de una joven confirmada como la primera persona muerta en las protestas. Mya Thwet Thwet Khine, de 19 años, feneció el viernes tras recibir un disparo en la cabeza en una manifestación el 9 de febrero.

El relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar*, deploró la muerte de la chica en su cuenta de Twitter.

“Reacciono con tristeza e ira ante la noticia de que Mya Thwe Thwe Khaing murió a causa de las heridas infligidas por la policía en un acto insensible y cobarde mientras protestaba por el golpe en Myanmar. Somos muchos los que lamentamos la pérdida de una joven valiente y extendemos nuestro más sentido pésame a su familia ”, apuntó Tom Andrews.

Las muertes del sábado en Mandalay ocurrieron cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los trabajadores de los astilleros en huelga. El relator expresó “horror por la pérdida de más vidas”, destacando que una de las víctimas fue un adolescente.

Los mismos responsables

Andrews indicó que las fuerzas públicas han utilizado desde cañones de agua hasta balas de goma y gas lacrimógeno. “Y ahora también hay tropas disparando a quemarropa contra manifestantes pacíficos. ¡Esta locura debe terminar ahora!”, recalcó.

Agregó que, de acuerdo con la información que ha recopilado, en los ataques de Mandalay participó la 33ª División de Infantería Ligera, y recordó que se trata del grupo castrense responsable de cometer atrocidades masivas contra los rohingya en 2017.

El experto advirtió que se trata de una peligrosa escalada de la junta militar “en lo que parece ser una guerra contra el pueblo de Myanmar”.

*Los Relatores Especiales forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.